Aspirina ayuda a reducir cánceres gastrointestinales

Un reciente estudio demuestra que el tomar aspirina regularmente durante varios años ayuda a prevenir cánceres gastrointestinales.

La investigación realizada por Yin Cao, becaria de investigación posdoctoral en la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston, dio a conocer los resultados de durante la reunión de la Asociación Americana de Investigación de Cáncer en Filadelfia.  

Para el estudio, Yin Cao junto con sus colegas recolectaron datos de 82.600 mujeres inscritas en el Estudio de Salud de las Enfermedades de 1980 y 47.650 hombres inscritos en el Seguimiento del Estudio de Profesionales de la Salud de 1986.  Además de recabar información sobre el uso de la aspirina, los factores de riesgo de padecer cáncer y diagnósticos de padecer cáncer.

Después de 32 años de seguimiento, encontraron que sólo alrededor de 20.400 mujeres y 7.750 hombres desarrollaron cáncer.

Los investigadores hallaron que los hombres y las mujeres que tomaron dosis regulares de aspirina (325 miligramos) dos o más veces por semana tuvieron un menor riesgo general de padecer cáncer, que las personas que no lo tomaron regularmente.

El riesgo reducido se debió en gran parte en la reducción de cánceres gastrointestinales, como el de colón, rectal y de esófago. Sin embargo, el uso regular de la aspirina no se asoció a la reducción del riesgo de otros cánceres.

El beneficio de la aspirina para reducir el riesgo de cáncer depende de la cantidad que se tome. Así, mientras más aspirina se tome más se reduce el riesgo. Las cantidades variaron de menos de una aspirina a la semana hasta 15 o más.

Según los investigadores para lograr el máximo de beneficio de la aspirina fue necesario tomar el medicamento por hasta 16 años. El beneficio dejó de presentarse tras cuatro años de suspenderlo.

El estudio únicamente mostró un vínculo entre la aspirina y el riesgo de cáncer gastrointestinal, pero no una relación de causa y efecto. Su  reducción en el riesgo de presentar cáncer fue igual para hombres y mujeres sin importar la raza, los antecedentes de diabetes, antecedentes familiares de cáncer, peso, tabaquismo, el uso regular de otros analgésicos o de multivitamínicos.

La investigación reafirma lo dicho en otros estudios sobre los beneficios de la aspirina para reducir cánceres, como el de mama, próstata y pulmón.

Sin embargo, Yin Cao afirmó que no se debe empezar a consumir la aspirina para prevenir el cáncer hasta que otros estudios comprueben su efectividad. “Son cruciales los resultados de una investigación continua para desarrollar un tratamiento más individualizado basado en una evaluación de riesgos personalizada antes de recomendar aspirina para prevenir el cáncer" afirmó.

Además, en algunos pacientes el riesgo de tomar aspirina puede producir sangrado estomacal.

Los datos y las conclusiones deben considerarse como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por colegas.

 

Compartir en:
Es necesario loguearse para hacer un comentario

Comentarios

(0)