Servicios de salud…¿humanizados?

Ulahy Beltrán

¿Es posible tener servicios de salud humanizados en Colombia? Esa parece ser la incógnita resultante después de haberse revisado el tema de la humanización de los servicios, o mejor, la deshumanización de los mismos, durante un evento realizado la semana anterior en la ciudad de Bogotá y que organizó la Clínica de Occidente.

¿Cuáles son algunos factores que no favorecen la humanización de los servicios de salud? Son los mismos que llevan a que el acto médico se esté deshumanizando poco a poco cada día en el sistema de salud colombiano.

Debe mencionarse  ante todo un factor que incide mucho en ello, y que se relaciona directamente con la actitud del profesional de la salud, y de manera especial del médico: la pérdida del trato humano por parte de quien atiende al paciente. Interesante la reflexión que presenta al respecto Jaime Arias, quien preside la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI). Para Arias, la práctica médica carece hoy del trato humano de antaño de los médicos a los enfermos a los que atienden.

Buscándole razones del porqué de esta carencia, este dirigente gremial y ex Ministro de Salud colombiano, menciona que es innegable la condición degradada de la relación de estos dos actores básicos del sistema de salud: el médico y el paciente. Paradójicamente entre más se tecnifica y moderniza la medicina, más fría y distante se vuelve dicha relación. El corto tiempo que tienen los médicos con su agenda de 4 y hasta 6 pacientes que deben ver en una hora, es factor suficiente para que ni siquiera se establezca alguna relación amigable entre el paciente con su médico. Además, el médico dada la poca remuneración de la profesión hoy día, debe moverse por varios sitios de la ciudad atendiendo pacientes, y por eso no puede demorarse en ninguno pero sí debe estar en todos.

En síntesis, la atención que brinda el médico, de ser una consulta para dialogar en reposo y examinar a una persona que acude en su búsqueda para aliviar su enfermedad, estructurando un diagnóstico para tratarla, se convirtió hoy en sólo una “mini-entrevista” tan mecánica, en la que casi que ninguno de los participantes de la misma alcanzan a mirarse los ojos y por lo tanto que ni siquiera llegan a conocerse.  Difícilmente pueda haber humanización en ese trato que recibe el paciente.

Para Juan Carlos Giraldo quien representa al gremio de los prestadores de salud de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC), el tema de la deshumanización pasa por un desplazamiento motivado por lo financiero: ”si el sector logra resolver los problemas financieros que tiene, deberá girar luego en torno a un eje: el humanismo que ha ido perdiendo” . Así las cosas, la preocupación por los asuntos financieros como consecuencia del instinto de supervivencia institucional e individual de quienes intervienen en el sector salud, ha desplazado el eje del mismo sistema, pues de ser el usuario el centro del mismo, pasó a ocupar un lugar periférico, siendo hoy el eje de dicho sistema lo puramente financiero. 

Agregó Giraldo que quienes hoy prestan sus servicios profesionales como médicos, además de los conocimientos, las destrezas y las habilidades que portan como arsenal para atender a los pacientes, también vienen trayendo un pesado morral a cuestas: “responsabilidades, tensiones y excesiva carga de trabajo”.  

Y obviamente, esa carga en nada contribuye al trato cordial y humano con los pacientes, sino que lo afecta negativamente hasta el punto de abolirlo prácticamente.

Por eso, Laura Ramírez, representante de Pacientes Colombia es muy diciente con su reflexión al revisar la problemática, pues considera que en el interior del sistema hoy sólo se habla de cifras y desafortunadamente quienes atienden a los pacientes “se les olvida que detrás de cada persona hay un drama”.

Con ese escenario, no hay esperanza en el corto plazo y por ello los servicios de salud seguirán en la vía de la deshumanización, desafortunadamente para todos.

ubeltran@hotmail.com

@ulahybelpez

Compartir en: